Responsabilidad Civil de Administradores y Directivos (D&O) ante el coronavirus

Todos  los empresarios y directivos estamos preocupados por la situación de crisis económica que se avecina.

Para muchos, en el mejor de los casos, se quedará en una pesadilla que podrá resolver con el paso del tiempo. El resto seguramente sufrirá sus efectos en toda su magnitud.

Lo que por desgracia se avecina no es nada halagüeño.

 

Aunque la causa de lo sucedido es un hecho ajeno a la empresa, podríamos entenderlo como un «hecho de fuerza mayor» y, por ende, no existe responsabilidad imputable, pero,

 en las decisiones que se tomen a partir de ahora, SÍ.

 

Lo que está claro es que veremos cómo se resuelve la confrontación entre el principio de seguridad contractual (pacta sunt servanda o «los contratos son para cumplirlos») y el del mantenimiento de equivalencia (rebus sic stantibus  o «estando así las cosas»).

Seguramente, lo veremos en los juzgados.

No extender la declaración de alarma a todo el tejido empresarial dejó en una situación de desamparo a las empresas que decidieron seguir trabajando. Asumiendo la responsabilidad de hacerlo conforme a la normas y recomendaciones dadas por la administración para el cuidado de sus trabajadores.

Tras el nuevo Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo ya no es posible continuar con la actividad de las empresas, a nos ser que sea una empresa declarada como actividad esencial.

Por desgracia, no deja suficientemente claro que actividades son esenciales y cuales no, pudiendo estar alguna al albur de sanciones y reclamaciones a criterio de la administración.

Para el resto de las empresas y sectores que se han visto obligados a cesar su actividad, su riesgo se centrará, en principio, en lo derivado de no poder hacer frente a sus obligaciones contractuales y sus posibles consecuencias.

Dios quiera que no nos veamos abocados a una situación de crisis empresarial pero si por desgracia sucede y bajo mi modesta opinión deberemos de priorizar las obligaciones con hacienda y seguridad social pues  en un procedimiento concursal son las que tienden a derivar las responsabilidades sobre los administradores de la empresa.

Hoy más que nunca, las decisiones en la gestión de esta crisis deberán estar  muy meditadas y consensuadas, conforme a la norma, y aun así se estará asumiendo un riesgo brutal.

Lo que te recomiendo es que revises tu póliza de D&O y Responsabilidad Civil Corporativa ya que es el mejor mecanismo de protección en estos momentos de incertidumbre.

Si no la tienes…

#YoMeQuedoEnCasa diseñando tu tranquilidad

Comparte este contenido
  •  
  •  
  •  
  •  

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad